Home » Noticias » Un 70% de barceloneses limitaría el tráfico para reducir la contaminación

Un 70% de barceloneses limitaría el tráfico para reducir la contaminación

Imagen de archivo de un aviso de tráfico sobre la reducción de velocidad por razones ambientales (David Airob)
Imagen de archivo de vehículos entrando a Barcelona en la Ronda de Dalt (Àlex Garcia)

Esta es la opinión del 82,1% de los entrevistados. La encuesta (elaborada a partir de 800 entrevistas telefónicas realizadas por el Instituto DYM entre el 21 de noviembre y el 9 de diciembre) revela que, a juicio de sus habitantes, Barcelona es una ciudad mucho o bastante contaminada. La contaminación figura en la posición número 8 por detrás de la gestión municipal, la pobreza y las desigualdades, la inseguridad ciudadana y la suciedad. En segundo lugar aparece el turismo y en tercero la circulación, que nunca en el histórico de este tipo de encuestas había ocupado un cajón en el podio de los problemas más destacados de Barcelona. Cabe destacar, asimismo, que tanto el tráfico como la contaminación escalan posiciones en la lista de los problemas de la ciudad, que sigue encabezando el paro y las condiciones de trabajo.

Esta afirmación tiene el aval del 80,3% de los entrevistados. En episodios de polución muy elevada, dos de cada tres barceloneses estaría conforme con que sólo pudieran circular por la ciudad los vehículos menos contaminantes. En el sondeo, el Ayuntamiento pone a consideración de los barceloneses algunas posibles medidas contra la contaminación que, a la vista de los resultados, tendrían un amplio respaldo popular. En lo que sí hay un amplio consenso es en considerar que el aire contaminado de Barcelona perjudica la salud de sus habitantes. Así, el 71,8% de los entrevistados está a favor de potenciar el uso compartido de los coches. En cambio, una gran mayoría, el 81,1% estaría en desacuerdo con subir el precio del estacionamiento en laz zonas azul y verde para desincentivar el uso del automóvil.
Siete de cada
diez barceloneses (un 71,8%) está de acuerdo con que se establezcan límites a la circulación de vehículos motorizados en la ciudad para reducir así la contaminación
atmosférica. Así se desprende del barómetro
municipal del Ayuntamiento de Barcelona, que ha preguntado por primera vez sobre esta cuestión en un momento en el que muchas ciudades, como Pequín, París o Madrid, se encuentran en pleno debate sobre la aplicación de restricciones al tráfico como principal vía para combatir la polución.

Tanto el tráfico como la contaminación escalan posiciones en la lista de los problemas de la ciudad