Home » Noticias » Tormenta de críticas para Dulceida por una camiseta

Tormenta de críticas para Dulceida por una camiseta

¿O, al convertirse en tendencia pierde su valor y fuerza? Aún no se ha encontrado la respuesta, si es que la hay. Chiara Ferragni es otra ‘influencer’ que ha llevado en varias ocasiones prendas con mensajes feministas, sin haber demostrado nunca cualquier signo de activismo más allá de la moda. Aida Domenech no es ni la primera ni será la última que se aproveche del gancho. Las críticas evidencian el debate constante que se mantiene dentro del movimiento feminista ¿Está bien que el mensaje se convierta en ‘mainstream’ y así se visibilice? Para más inri, también lanzó un par de prendas en colaboración con Melidé y Jaydee con la palabra del momento.

style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; line-height: 17px; margin-bottom: 0; margin-top: 8px; overflow: hidden; padding: 8px 7px; text-align: center; text-overflow: ellipsis; white-space: nowrap;”>
“Uno: el feminismo no se vende. Espero que el dinero que ganes haciendo esto lo des a asociaciones que luchan por la igualdad… “Capitalismo y feminismo no se parecen, eh. ah y no te olvides de que la camiseta tiene las letras de color rosa y que las fabrican mujeres oprimidas y explotadas en otros países que jamás conocerán el feminismo”, se podía leer en uno de los comentarios. Las mujeres no somos mejores que los hombres, ni los hombres mejores que las mujeres, (debemos serlo) y por eso luchamos día a día, por la igualdad en todos los sentidos”. Dulceida lanzó hace unos días su nueva colección de moda y aprovechó el gancho para diseñar una camiseta con la palabra ‘Feminist’. Dos: me parece lamentable que te hagas llamar feminista y no sepas por lo que luchamos realmente, que no es la igualdad”, criticaba otro. Unos simplemente han obviado ese mensaje y otros han sentido que la bloguera está frivolizando una lucha que es todo lo contrario. Una de las fotografías que compartió en su Instagram de la campaña va acompañada por el siguiente texto: “Para mi feminista no es nada más que luchar por la igualdad.

style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; line-height: 17px; margin-bottom: 0; margin-top: 8px; overflow: hidden; padding: 8px 7px; text-align: center; text-overflow: ellipsis; white-space: nowrap;”>

target=”_blank”>

style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; line-height: 17px; margin-bottom: 0; margin-top: 8px; overflow: hidden; padding: 8px 7px; text-align: center; text-overflow: ellipsis; white-space: nowrap;”>

Ahora, ser activista vende. Si se trata además de feminismo un mayor impacto está garantizado. La industria de la moda, que parece haberse pasado a la cultura del hype, ha visto en esta corriente la oportunidad perfecta para vender más y de manera rápida y sencilla. Muchos consideran que le han quitado el valor y sentido a la palabra “feminismo” y la han convertido en un mero eslogan de publicidad. Lemas como el de “We should all be feminist” de Dior, sin quererlo, han podido hacer mucho daño. La última en unirse a esta nueva moda ha sido la bloguera Aida Domenech con una camiseta que ha enfurecido a muchos y muchas defensoras de la causa.
style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; font-style: normal; font-weight: normal; line-height: 17px; text-decoration: none;”

target=”_blank”>

Me parece lamentable que te hagas llamar feminista y no sepas por lo que luchamos realmente”

target=”_blank”>

style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; font-style: normal; font-weight: normal; line-height: 17px; text-decoration: none;”
style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; font-style: normal; font-weight: normal; line-height: 17px; text-decoration: none;”