Home » Noticias » Polémica ecologista en S’Agaró por un ascensor privado para bajar a la playa

Polémica ecologista en S’Agaró por un ascensor privado para bajar a la playa

Expediente para la restauración de la roca
“Los particulares tienen todo el derecho a acceder a zona verde, el problema es que estaban excavando”

Varios habitantes de la zona alertaron este febrero al Ayuntamiento que las obras de una parcela particular habían invadido la zona pública de la playa, catalogada como zona verde, y estaba destruyendo parte de la roca. El Ayuntamiento envió técnicos a inspeccionar la obra y, tras comprobar que, en efecto, se había traspasado el perímetro del permiso de obras y se estaba modificando el terreno público, decretó la “suspensión inmediata” de las perforaciones. Las obras han afectado a un talud de esta cala de S’Agaró, al rebajar parte de la pared de roca para instalar un ascensor directo entre la casa y la explanada de acceso a la playa. Las obras del chalet empezaron a finales de 2015 y, pese a que inicialmente se iba a conectar con la playa con una especie de funicular, al final se aprobó la instalación de un ascensor. Sin embargo, las obras para instalarlo levantaron las críticas de varios particulares y del Grup de Natura Sterna, que presentaron sus quejas y descubrimientos al consistorio gerundense. Pese a los reiterados intentos de La Vanguardia no sido posible contactar con la empresa a través de ninguno de los teléfonos corporativos. Se trata de la construcción de un chalet en la Avinguda de les Platges, justo encima del talud natural del parking de Sa Conca. El chalet que está construyendo la inmobiliaria del futbolista exblaugrana Xavi Hernánez en la playa de Sa Conca, en el municipio de Platja d’Aro (Girona) ha topado con una fuerte oposición de vecinos y ecologistas. Muro en la playa de Sa Conca después de los primeros trabajos para el ascensort
(ACN)

El promotor de la obra es la inmobiliaria Galileu 136 SL, que según documentan múltiples portales web empresariales y consta en el BOE pertenecería a la familia Hernandez Creus, fundada inicialmente con sede social en Terrassa y que toma como nombre la dirección del domicilio de infancia del jugador.

El expediente sigue abierto y ha recibido alegaciones tanto de la empresa promotora como del director de obra. Además ha expresado al Ayuntamiento su voluntad de llegar a un acuerdo para disponer de otra forma de acceso directo a la playa que sea conforme al planeamiento urbanístico. Solé espera que en los próximos días ya se pueda disponer de la resolución municipal. El promotor, según relata el concejal, paró las obras del ascensor inmediatamente y sólo ha proseguido con la construcción del chalet dentro del perímetro establecido. Por otro lado, el Ayuntamiento también abrió un expediente de protección de la realidad urbanística, para determinar si la constructora debe restaurar la roca dañada. Una de las opciones que se han barajado ha sido compartir el acceso ya existente en la finca colindante, pero según el edil todavía no se ha decidido. Solé ha señalado a La Vanguardia que “pueden hacer lo que quieran, siempre que respeten la pendiente”. En concreto se exige la restauración de la realidad física alterada -el terreno perforado- a Galileu 136 SL.
presidente Grup de Natura Sterna

Jaume Ramot
Jaume Ramot, el presidente del Grup de Natura Sterna, ha explicado a La Vanguardia que recibieron el aviso de unos residentes de S’Agaró y lo comunicaron al Ayuntamiento. En cuanto vieron que se estaba perforando fuera del perímetro permitido, ordenaron que se parara. Por su parte, el regidor de urbanismo de Platja d’Aro, Josep Maria Solé, ha explicado que esta zona de la costa puede provocar ciertas confusiones en cuanto a los perímetros de obra “porque algunas parcelas llegan hasta pie de parking, mientras que otras están más arriba”. “Los particulares tienen todo el derecho a acceder a la zona verde, el problema es que estaban excavando y eso es una modificación del terreno”, explica Ramot. En el caso de la parcela afectada, el perímetro termina a medio talud, con un trozo de pendiente en zona pública antes de llegar a la playa. El consistorio contestó entonces que el túnel del ascensor se había aprobado, pero igualmente se comprobó el estado de las obras.