Home » Noticias » Messi contra la depresión

Messi contra la depresión

Les costaba a los de Valverde trenzar una jugada nítida. Cedió a Deulofeu y se desmarcó para buscar el remate. Mientras, los de Setién centraban sus esfuerzos en tareas defensivas y apenas exhibían sus virtudes ofensivas. Los jugadores del Barça cambiaron hoy su nombre por el de ‘Barcelona’ en el dorso de sus camisetas y los del Betis saltaron al campo con una que ponía ‘El Betis con Barcelona’. Sergi Roberto celebra su gol. 2-0: Sergi Roberto, min.38. El partido languideció en lo que parecía un escenario dedicado únicamente a Messi, que buscó el gol hasta el final. Comenzaba a engrasarse la maquinaria culé, que alcanzó las revoluciones exactas en otra jugada comandada por la ‘Pulga’. No marcó, pero, si había alguna duda entre la parroquia culé, se encargó de demostrar que mientras esté Messi, hay esperanza. Messi tampoco tiene miedo de la superioridad que el Madrid demostró en la Supercopa, y se encargó de liderar, por enésima vez, el estreno liguero de los azulgranas, que recuperaron la idea de juego originaria pero todavía sin la solvencia de antaño. Apenas unos minutos después se disfrazó de asistente para regalar un mano a mano a Aleix Vidal que se encargó de desbaratar Adán. Todo era plano hasta su aparición. No fue una exhibición apoteósica del hoy capitán, pero sí una demostración necesaria de jerarquía en los tiempos de zozobra que corren en la entidad blaugrana. Betis: Adán; Barragán, Mandi, Feddal, Tosca; Camarasa (Fabián, min.78), Guardado, Joaquín, Narváez (Javi García, min.68), Nahuel (Francis, min.71); y Sergio León. Para sorpresa del delantero bético apareció Mascherano y con un tackle magistral salvó el presumible empate a riesgo de cometer penalti. Barça, 2 – Betis,

Ficha técnica:

Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Mascherano, Umtiti, Jordi Alba (min.86; Rakitic, Sergio Busquets, Sergi Roberto; Messi, Paco Alcácer (Denis Suárez, min.82) y Deulofeu (Aleix Vidal, min.71). Mostró tarjeta amarilla a Jordi Alba (mi.52), Nahuel (min.63) y Digne (min.90). El Betis pagó entonces la norma no escrita del fútbol: si perdonas, lo pagas. Messi era el faro del juego culé, el vértice de toda triangulación. Sin precipitación, se internó en el área para ver como totalmente solo llegó Sergi Roberto, que no desaprovechó el regalo para anotar el segundo del partido y el primero del catalán desde aquel histórico al PSG. La presión de los verdiblancos surtía efecto en la circulación barcelonista. Busquets y Messi lograban asociarse entre la telaraña bética y de nuevo el mejor del mundo sacaba, en un palmo de terreno, un disparo marca de la casa que se perdía rozando el palo. Antes del encuentro, se guardó un minuto de silencio por los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils. Árbitro: Trujillo Suárez (Comité tinerfeño). Tras la reanudación, el Barça parecía conformarse con el resultado mientras los hispalenses se estiraron ligeramente aunque sin concretar ninguna acción de peligro. (Getty)

Seguía copando los focos azulgranas Messi, que volvía a avisar con un lanzamiento magistral de falta a la madera. El Barça logró la victoria en el estreno liguero ante el Betis pero sigue sin convencer. Sin apenas respiro, los andaluces salieron de su letargo atacante y un gran desmarque de Sergio León le permitió citarse con Ter Stegen, que se quedó aguantando los palos. El único rival capaz de pararlo en el estreno liguero. No existe barrera que el argentino no pueda superar sobre un terreno de juego y desde su inagotable talento logró esbozar una sonrisa en las miles de almas que, entre lo futbolístico y lo emocional, entraban en el fortín azulgrana con el ánimo decaído. Zapatazo inalcanzable para el portero bético que de nuevo, por tercera vez, se encargaba de repeler la escuadra. Goles: 1-0: Tosca (p.p.), min.36. Volvió a intentarlo tras deshacerse de su marca y nuevamente el palo, por segunda vez, le impedía celebrar un gol. En un partido donde los bolardos preservaron, aún más, la seguridad de los espectadores, Messi se encargó de liberar al Barça de sus dudas. Con más corazón que fluidez los de Valverde salieron a buscar el arco defendido por Adán y Deulofeu primero y Messi después fallaron en su primera cita con el gol. Volvía el tono cansino del segundo acto y de nuevo se encargaba Messi de aportar la verticalidad. Las dudas siguen en los pupilos de Valverde pero el argentino sigue creyendo en el equipo. Incidencias: Partido de la 1ª jornada de LaLiga Santander, disputado en el Camp Nou ante 56.480 espectadores. Deulofeu sacó a relucir una faceta suya poco conocida en el Camp Nou y tras presionar logró recuperar el balón. El centro del de Riudarenes no encontró a su compañero por milímetros porque Tosca, muy a su pesar, desvió ligeramente la trayectoria para alojar el esférico en la red. Messi, hoy más que nunca, fue el Barcelona. Todo era plano hasta su aparición. No fue una exhibición apoteósica de Messi, pero sí una demostración necesaria de jerarquía en los tiempos de zozobra que corren

El minuto de silencio que precedió al encuentro en honor a las víctimas del atentado compungió a los 56.000 asistentes, que solo despertaron ante las maniobras del cinco veces ganador del Balón de Oro y cuando encontraron la oportunidad de arremeter contra las decisiones de la directiva barcelonista, al grito de “Bartomeu dimisión”, aunque, de momento, de manera leve y aislada. La deriva barcelonista en las últimas fechas encontró, sin embargo, en Messi el timón necesario para apaciguar los ánimos de un entorno enrarecido que con los tres puntos podrá respirar hasta la próxima cita. Si ya es habitual buscar a Messi en la circulación culé, en las actuales circunstancias el argentino era el desengrasante en cualquier parte del campo. Solo el ‘10’ barcelonista arrojaba luz aunque su participación, sin sus habituales compañeros ofensivos, era intermitente. Era el faro del juego culé, el vértice de toda triangulación.