Home » Noticias » Los tutoriales de una joven con la cara quemada que arrasan en YouTube

Los tutoriales de una joven con la cara quemada que arrasan en YouTube

target=”_blank”>
Para ello creó un canal de YouTube donde enseña a disimular las cicatrices con maquillaje. La historia de superación de esta joven de 22 años ha dado la vuelta al mundo y hoy por hoy es toda una referente en este campo. Las imágenes del antes y el después de Blac tras aplicarse los cosméticos son realmente sorprendentes y sus tutoriales llegan a miles de usuarios, que agradecen su vitalidad y su labor. Lejos de hundirla, la joven ha decidido compartir su historia en las redes sociales, pues pensó que, al igual que ella, otras jóvenes podían pasar por lo mismo, especialmente las que habían sido víctimas de algún ácido o de otro tipo de quemaduras.
target=”_blank”>
style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; line-height: 17px; margin-bottom: 0; margin-top: 8px; overflow: hidden; padding: 8px 7px; text-align: center; text-overflow: ellipsis; white-space: nowrap;”>
style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; font-style: normal; font-weight: normal; line-height: 17px; text-decoration: none;”

Comprende la dificultad de llegar hasta ese punto de optimismo, y por ello se ofrece a ser “la maquilladora de todas aquellas que lo necesiten”. A ella ya no le importa mostrar su rostro desfigurado y cómo lo oculta con sus pinturas, pues Shalom ha explicado en más de una de sus grabaciones que ya se quiere y se acepta tal y como es. Como ella muchas mujeres se han unido a su optimista lema y se atreven a mostrar su cambio en las redes. “Estoy contento de que mi historia pueda inspirar a alguien lo suficiente para que se den cuenta de que su vida vale la pena vivir”, asegura Shalom. Prueba de ello está en su Instagram, donde muestra el cambio de otras mujeres con su mismo problema tras pasar por sus “manos mágicas”, como califican sus seguidoras. Su vídeo más impresionante es uno donde únicamente se pinta la mitad de la cara para demostrar el poder que el maquillaje tiene. No obstante, el mensaje de la nigeriana es claro: “Deberías amarte como sea, con o sin maquillaje. El maquillaje no es la razón por la que soy feliz, soy feliz porque me amo a mí misma”.

style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; font-style: normal; font-weight: normal; line-height: 17px; text-decoration: none;”

style=”color: #c9c8cd; font-family: Arial, sans-serif; font-size: 14px; line-height: 17px; margin-bottom: 0; margin-top: 8px; overflow: hidden; padding: 8px 7px; text-align: center; text-overflow: ellipsis; white-space: nowrap;”>

Blac pensaba que allí sufriría menos acoso escolar que en su país natal, pero lamentablemente no fue así, pues las cicatrices físicas de la tragedia le acompañaban en el día a día. Aunque de forma más reducida, el drama también está presente en Europa. Los datos son todavía más alarmantes en Pakistán, donde existen cuatro millones de mujeres con alguna parte del cuerpo corroída por ácido clorhídrico y aceite de queroseno. Esta joven nigeriana sufrió un accidente a los 9 años después de que una sartén con aceite hirviendo cayera sobre su cuerpo quemando su cara, cabeza, manos y hombros. Poco tiempo después del incidente viajó a Estados Unidos para operarse y se acabó instalando en Maryland, EE.UU.. Lamentablemente son muy pocos los hombres que pagan con prisión. Al menos 1.500 mujeres sufren quemaduras con ácido cada año en algún lugar de Irán, Bangladesh, India, Afganistán, Camboya, Colombia o África Occidental, según la Fundación Internacional de Supervivientes del Ácido (ASTI, por sus siglas en inglés). Los tutoriales de Shalom Blac son una fuente de inspiración para las víctimas de quemaduras

Shalom Blac no sufrió los efectos del ácido, pero una tragedia similar casi le cuesta la vida. El último caso más sonado fue el de la miss italiana Gessica Notaro. El pasado mes de abril apareció por primera vez públicamente para mostrar cómo había quedado su rostro tras la agresión. Su exnovio le quemó la cara con productos químicos y tuvo que someterse a una cirugía de urgencia para salvar la vista de su ojo izquierdo.