Home » Noticias » La hoz, el martillo y otras reliquias

La hoz, el martillo y otras reliquias

La cerveza es sin alcohol, pero qué se le va a hacer. El complejo, una reliquia del comunismo, permaneció abandonado hasta los ochenta, cuando se reconvirtió en una instalación de atletismo. La capital rusa es una de las grandes ciudades futbolísticas del mundo junto a Londres, Sao Paulo o Buenos Aires, con cinco equipos históricos –el CSKA, el Dínamo, el Spartak, el Lokomotiv y el Torpedo–, hoy empresas privadas pero cuyos nombres forman parte de la historia de la Unión Soviética y el comunismo, del KGB y el ejército rojo, de la Gran Revolución, la Guerra Patriótica y las purgas estalinistas, envueltos en el enigma y la oscuridad de una época, y también en un cierto romanticismo. Pero al final el gran proyecto se quedó en nada por culpa entre otras cosas de la guerra. El barrio se ha regenerado últimamente, con la aparición de cuatro rascacielos de pisos y oficinas, una sala de conciertos y el Museo de las Fuerzas Armadas. En el mismo oscuro vecindario, lleno hoy de talleres mecánicos, están los restos de un búnker construido para esconder a los líderes de la URSS en el caso de que los nazis entraran en la ciudad, que ahora forma parte del Museo de las Fuerzas Armadas, y al metro moscovita se le añadió en secreto un ramal de 15 kilómetros para conectar Izmailovo con el Kremlin. Ir al Camp Nou un día de marzo para ver la remuntada del Barça frente al PSG está muy bien, pero en cuanto a grado de dificultad, cero. Desde el punto de vista de los aficionados trotamundos del fútbol, el mérito y el valor añadido están en un partido del Sportakademklub, a varios grados bajo cero, en el estadio Izmailovo de Moscú. Las obras comenzaron ese mismo año y se construyó una tribuna con diez mil asientos (en la actualidad pintados unos de rojo y otros de azul, como si imitaran la camiseta del Barça). La segunda guerra mundial dejó la URSS destrozada, y el megalomaníaco plan de un estadio que rivalizara con el de Berlín quedó definitivamente aparcado tras la muerte de Stalin en el 53. Pero tras los Juegos Olímpicos del 36, celoso de Hitler, Stalin decidió poner manos a la obra, escogiendo un descampado cerca del anillo periférico que rodea Moscú. Se consiguen entradas a partir de 12 euros, y no tiene pérdida desde la estación Sportivnaya (el nombre ya lo sugiere todo) de la línea 1 del metro. Con un poco de suerte hasta puede tocar un buen partido. Buen tiempo, asientos cómodos, promesa de goles y de drama, la posibilidad de hacer historia… En el Izmailovo, sin marcador electrónico ni chiringuitos de comida, con los altavoces desconectados y hierbajos que crecen en medio del cemento, juega un equipo amateur, el Sportakademklub, y detrás de las porterías hay misiles, cañones y hasta un viejo avión caza que no caben en el vecino museo de las Fuerzas Armadas. El gran estadio de Moscú es el Luzhniki (antiguamente Lenin), con capacidad para 84.000 espectadores, escenario de la final de la Champions del 2008 y donde juegan la selección rusa, el Spartak y el Torpedo. En aquellos tiempos los gimnastas desfilaban junto con los tanques y los misiles por la Plaza Roja, y las instituciones de todo tipo eran animadas a crear sus propios clubes deportivos. La idea de un gran estadio moscovita empezó a circular desde 1920, poco después del triunfo de la Revolución. Los cinco siguen existiendo, pero ya sin la hoz y el martillo, entregados al capitalismo y los oligarcas, asociados con compañías estatales privatizadas como Yukos, Sibneft (la de Abramovich) y Lukoil. Mucho más surrealista, sin embargo, es el Izmailovo, que originalmente iba a ser el Estadio Stalin con 120.000 localidades, un homenaje al homo sovieticus, el proletariado del país y sus logros en la ciencia y en el deporte, concebido para emular en monumentalidad al Olímpico de Berlín, y responder al ideal de jóvenes fuertes y atléticos dispuestos a defender los ideales socialistas. Así es como nacieron el Dynamo –equipo del ejército–, el CSKA –equipo de la policía y el KGB–, el Lokomotiv –equipo de los ferrocarriles estatales–, el Spartak –“equipo del pueblo”, su nombre se deriva del héroe romano Espartaco– y el Torpedo –equipo de la principal fábrica de automóviles, que producía las limusinas Zil en las que viajaban los presidentes del Politburó, el Soviet Supremo y el Comité Central del Partido Comunista, y que Breznev y compañía se llevaban incluso a los viajes al extranjero por razones de seguridad–. Campo de fútbol y también almacén, sobre todo de nostalgia y de recuerdos.