Home » Noticias » Iglesias toma el mando para tratar de desbloquear el acuerdo con Colau

Iglesias toma el mando para tratar de desbloquear el acuerdo con Colau

Demanda al consejo de garantías

Los comunes, en cambio, han optado por no hacer declaraciones públicas para no desgastarse. Los demandantes consideran que no se han cumplido las condiciones para validar la votación en la que se decidía sobre la alianza con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Facciones que ya estaban enfrentadas a la dirección han recrudecido sus enfrentamientos y se han posicionado del lado de los comunes tanto en público como en privado. También critican el envío de SMS en que se animaba a la participación de los inscritos, ya que creen que se trataba de mensajes para orientar el voto de estos, algo que la dirección del partido rechaza. El pulso mantenido entre el secretario general catalán, Albano-Dante Fachin, y el núcleo duro de Colau ha movilizado al sector crítico dentro de Podemos. Una treintena de inscritos en Podemos críticos con la dirección catalana prepara una denuncia al consejo de garantías del partido en la que cuestionan la validez de la consulta celebrada este fin de semana.

A poder ser esta misma semana. Pese a los avances, pues, el acuerdo no está aún cerrado. La consulta que la dirección catalana celebró este fin de semana ha precipitado los acontecimientos. Fuentes de Podemos y los comunes reconocían ayer las negociaciones y apuntaban avances al respecto. Pero lo cierto es que el resultado obtenido es incómodo para todos y ha dado una especie de suma cero: no es suficientemente potente como para obligar a los comunes a ceder por completo a todas sus demandas pero tampoco tan pírrico como para que Podemos Catalunya claudique. Ni unos ni otros parecían dispuestos a dar su brazo a torcer y Fachin aseguró este lunes que aplicará el mandato de los inscritos y no participará en la asamblea del 8 de abril. Los comunes también se han avenido a que los ­inscritos de Podemos puedan participar directamente desde la plataforma de su partido, pero ­verificando su identidad mediante un documento. No para desautorizar a nadie, sino para intentar llegar a un acuerdo y salvar una alianza que tanto podemitas como comunes consideran indispensable y que, tal como han ido las cosas, corre peligro. A no ser que Colau y Domènech acepten sus condiciones. Fachin ha preguntado a las bases si rechazan o no el pacto con Colau si no se cumplen ciertos requisitos. El 62% de los 3.900 participantes (sobre un total de 34.000 inscritos activos y 52.000 en total) ha dicho no a la confluencia con la alcaldesa y se opone a participar en la asamblea constituyente que debe alumbrar el nuevo partido con BComú, ICV y EUiA el 8 de abril. Las conversaciones estaban encalladas en uno de los puntos, el referente al censo. “En diez días hemos movilizado cerca de 4.000 militantes, y en cambio, en la plataforma de Un País en Comú no hay inscritas ni 3.000 personas”, insistió ayer. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha intentado mantenerse al margen de la pugna que enfrenta a la facción catalana de su partido con los comunes, el espacio político que encabeza la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. De ello dependerá su participación en la asamblea fundacional del próximo 8 de abril, que se celebrará en el pabellón de la Vall d’Hebron. A última hora de la tarde todos se mostraban dispuestos a escuchar las peticiones de Podemos. La dirección catalana de Podemos cree que ­esta contrapartida “no es acep­table”. Se trata de una participación muy baja en relación al censo total de militantes, aunque Fachin la ha dado por válida y ha subrayado que el peor resultado de participación de Podemos “supera” a la mejor cifra alcanzada de momento por los comunes. Los contactos entre Iglesias, el portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, y el secretario general de Podemos en Catalunya, Albano-Dante Fachin, se han intensificado desde este domingo por la tarde. Iglesias, Domènech y Fachin trabajan ahora sobre estos requisitos con el objetivo de cerrar un acuerdo cuanto antes. Los comunes insisten en que el nuevo partido necesita un demos propio, donde todo el que quiera participar en la votación de la dirección se registre y valide su identidad mediante la presentación del DNI. No quieren que sea una suma de censos de los cuatro partidos confluentes. Los podemitas esperan que los comunes entreguen mañana una propuesta por escrito, y entonces acabarán de decidir si dan por bueno el pacto. Sin embargo, el punto de colisión al que están a punto de llegar las partes le ha obligado a intervenir. “Estamos trabajando para que los inscritos en Un País en Comú tengan las máximas facilidades de voto; incluso que la validación de la inscripción no tenga que hacerse de forma presencial, sino enviando una copia del DNI por e-mail, entre otras posibilidades”, señala Susagna Segovia, miembro de la ejecutiva de BComú y una de las personas que ha pilotado la negociación. En Podemos, sin embargo, consideran que eso coarta la participación a sus inscritos. Estas consisten en que los militantes de Podemos no tengan que inscribirse en un nuevo censo para participar en la elección de los órganos de dirección del nuevo partido y que las candidaturas se elijan por un sistema abierto y proporcional. Está previsto que las candidaturas a la ejecutiva del partido se presenten esta semana.