Home » Noticias » El inmigrante deportado viajaba “maniatado” y custodiado por dos agentes con guantes

El inmigrante deportado viajaba “maniatado” y custodiado por dos agentes con guantes

Los pasajeros únicamente nos pusimos de pie para intentar comprender qué estaba ocurriendo”, ha asegurado Basarte. Fuentes policiales han informado de que el piloto al mando, al ver que la situación no se normalizaba, pidió asistencia a la Guardia Civil, que procedió a desembarcar a todos los pasajeros del vuelo. No hubo comunicación de ningún tipo por parte de la compañía. Más de 55 entidades sociales han exigido este lunes a Vueling y a las autoridades que no se abra expediente a los once pasajeros que el pasado día 15 impidieron que despegara del aeropuerto de El Prat de Llobregat (Barcelona) un avión rumbo a Dakar donde viajaba un senegalés en proceso de expulsión. La persona deportada viajaba “maniatada y custodiada por dos agentes con guantes”, cuando empezó a dar “gritos desesperados”

Según el testimonio de uno de los pasajeros, Mikel Basarte, la persona que estaba siendo devuelta a su país de origen se encontraba en la parte trasera del avión, “maniatada y custodiada por dos agentes con guantes”, cuando empezó a dar “gritos desesperados”, que llamaron la atención del resto de viajeros. “Vueling no nos informó de que viajaríamos con personas que estaban siendo deportadas contra su voluntad. El abogado del Centro por la Defensa de los Derechos Humanos (Iridia) Andrés García Berrio, que asesora legalmente a los pasajeros, ha pedido “que no se abra causa de ningún tipo contra estas personas” y ha solicitado explicaciones a la compañía aérea de los motivos por los que impidieron volar a estas once personas. García Berrio ha explicado que a uno de los pasajeros se le informó verbalmente de que se podría aplicar, para este caso, la Ley 21/2003 de Seguridad Aérea, que prevé multas de 45.000 a 90.000 euros por infracciones graves; aunque aún no se ha hecho ninguna denuncia de forma oficial.
Me parece absurdo responsabilizar a estas once personas del retraso de un avión”, ha declarado García Berrio. “Estamos estudiando todas las vías legales posibles para proceder contra Vueling por no haber dado ningún tipo de explicación a estas personas que estaban listas para viajar y nos estamos preparando para cualquier tipo de acusación”, ha informado García Berrio. El abogado que asesora a los once pasajeros ha manifestado que “son un grupo de gente que únicamente pidieron explicaciones cuando escucharon los gritos, como habría hecho cualquier otra persona” y ha recordado que en 2015 el Parlament de Catalunya se pronunció en contra de la forma en que se procedía en las deportaciones. Nos sentimos vulnerables porque no sabemos si habrá una denuncia, pero lo más probable es que sí la haya”. “Fue totalmente desproporcionado hacer bajar a todos los pasajeros”

“Fue totalmente desproporcionado hacer bajar a todos los pasajeros. Basarte ha señalado que, durante el desembarque, agentes de la policía separaron a seis de los pasajeros para identificarlos, pues consideraban que habían protagonizado la protesta, y luego, cuando se volvió a embarcar la aeronave, identificaron a otros cinco, a quienes también se les impidió subir al avión. “Nadie nos aclaró la razón por la que nos identificaron a nosotros y no al resto que también protestaron”, ha declarado Basarte, quien también ha asegurado que entre los once pasajeros a quienes se impidió volar “no había ningún tipo de vínculo” e incluso había “diversidad de opiniones sobre lo ocurrido”. Otra de las pasajeras que fuere identificada por la policía, Nuria Costa, ha explicado: “cuando subes a un avión porque vas de viaje no te esperas una situación como la que vivimos. Se podrían haber buscado salidas más fáciles, como simplemente llamar a la Guardia Civil para que retirase a la persona que estaba gritando.