Home » Noticias » Crece la prostitución en las carreteras gerundenses

Crece la prostitución en las carreteras gerundenses

“Aquí es donde se concentra hasta el 80% de las mujeres”, indica. Milan insta a la sociedad a plantearse si se quiere seguir manteniendo “este paisaje tan degradante para las mujeres, ofreciendo sexo en las carreteras”. Con la ley estatal 4/2015 en mano -la conocida como ley mordaza- se pueden sancionar a los que demanden servicios sexuales en lugares cercanos (como escuelas o parques infantiles). “Regulación clara”

En comisario cree que la lucha contra esta prostitución “tendría que tener otra regulación”, pero también deja claro “que no le toca a la policía” establecerla. “Básicamente, el trato que les damos a ellas es el de víctima; las identificamos y les informamos, pidiendo que se aparten de la carretera”, explica el comisario. A veces -concreta Milan- los mossos sí que acaban multando a alguna, pero por desobediencia; porque pese a las advertencias, la mujer no ha hecho caso a la policía. En paralelo a luchar contra los clientes que pagan por tener sexo junto a la carretera, los Mossos d’Esquadra también inspeccionan periódicamente los prostíbulos de la demarcación. Y más, teniendo en cuenta que otros países -como Francia- han “prohibido totalmente que se ejerza la prostitución en la vía pública, y lo han definido de forma clara”. Incidencia “relativa”

El jefe de la Región Policial de Girona ya admite, sin embargo, que con la legislación actual, la incidencia que puede hacer la policía en estos casos es “relativa”. Se ofrecen sobre todo en el Alt Empordà y la Selva, a tocar de carreteras como la N-II, la N-260, la C-260 o la C-35. A parte de la prostitución de carretera y la que se ejerce en locales, Milan tampoco esconde que hay otra realidad que se mantiene oculta: aquellos pisos que funcionan como prostíbulos. Cuando se inició el operativo, los mossos multaban indiscriminadamente tanto a las prostitutas como a los clientes. Durante 2016, en la demarcación, los Mossos d’Esquadra han interpuesto 57 multas a clientes de prostitución de carretera. Y después, porqué la legislación todavía tiene lagunas. Josep Milan ya admite, sin embargo, que cobrar las multas es complicado. “En este caso, sí que estamos hablando de proxenetas, y entramos ya en un delito penal”, precisa el jefe de la Región Policial de Girona. En la demarcación, las jóvenes que se paran en los arcenes suelen ser chicas rumanas. El año pasado, sin embargo, ya había aumentado hasta la sesentena. Ahora, sin embargo, se ha cambiado de estrategia. Durante 2016, la policía llevó a cabo 53 inspecciones y acabó interponiendo un total de 39 denuncias. Pero sobre todo, concreta el jefe de la Región Policial, el comisario Josep Milan, se suelen poner a lo largo del recorrido de las dos nacionales. Y porque la prostitución a pie de carretera -ya sea en el arcén o a 50 metros- sigue persistiendo. O también a los que, al hacerlo, pongan en riesgo la seguridad vial. “Pero aquí la incidencia policial es poca, a no ser que la comunidad de vecinos nos ponga en alerta o que recibamos denuncia por parte de alguna de las chicas”, concluye Josep Milan. Los Mossos d’Esquadra tienen contabilizadas a 76 prostitutas que ejercen en los arcenes de las carreteras gerundenses. Y ahora los Mossos d’Esquadra tienen a 76 controladas. A parte, el año pasado los Mossos d’Esquadra detuvieron a dos personas por coaccionar e incitar a jóvenes a prostituirse. Es decir, el mismo argumento que se usó para la normativa catalana. Sobre todo, porque de las sanciones impuestas (se habían llegado a abrir más de un millar) muy pocas se han acabado cobrando. En verano de 2013, a raíz de la presión policial y las multas de la operación Voral, el número de prostitutas en las carreteras gerundenses se redujo a 49. Eso sí, administrativas, porque los locales tenían deficiencias o no cumplían con la normativa. EN total, en el territorio hay 24 abiertos (con licencia y permiso). “Hay un gran espacio de prostitución que, de la calle, se ha trasladado a domicilios”, explica el comisario. “Antes, cuando se tramitaba como infracción de tráfico, a los extranjeros se les podía inmovilizar el vehículo; ahora, con la aplicación de la 4/2015 es más difícil cobrar inmediatamente, aunque no significa que alguno acabe pagando por miedo a que la notificación llegue a su domicilio”, explica. “Sobre todo ahora lo que hacemos es actuar sobre los clientes; porque si hay gente que sigue parando el vehículo, hay oferta de servicio”, explica Josep Milan. De entrada, porque no se puede mantener una patrulla en un punto en el que se ejerce la prostitución, “pendiente de cuando llegue un cliente”.