Home » Noticias » Bale pone en jaque la prudencia de Zidane

Bale pone en jaque la prudencia de Zidane

No lo tendrá fácil el técnico, ya que si el jugador considera que está en condiciones de participar, no entendería una negativa del técnico en un partido tan importante. El defensa está descartado para el encuentro del domingo, pero podría ser un refuerzo importante para el duelo de Champions ante el Atlético de Madrid, dentro de dos semanas, dado el déficit de centrales con el que cuenta el técnico francés. Sin Bale el Madrid podría ganar en equilibrio en el centro del campo ante un Barça que, como siempre, será muy ofensivo. El jugador galés no quiere perderse la gran cita del fútbol español que puede decidir la Liga y considera que está en condiciones para llegar en buenas condiciones físicas al encuentro que Real Madrid y Barça disputan este domingo a las 20:45 horas. El centrocampista galés del Real Madrid Gareth Bale tras sufrir una entrada de un jugador del Deportivo Alavés
(Ballesteros / EFE)

Las 16 lesiones que ha sufrido Bale desde que fichó por el Madrid son el gran argumento de la prudencia técnico francés, que tendrá que convencer a su pupilo de que lo mejor es no ser de la partida ante el Barça. En el entrenamiento de esta mañana el internacional galés completó la sesión con el resto de sus compañeros. El francés no quiere arriesgar con uno de sus jugadores franquicia, pero además la no presencia del galés podría ser un factor táctico positivo para los blancos. La fragilidad del galés ha provocado que Zidane no quiera arriesgar con una de sus estrellas

“Hay que ir paso a paso”, aseguró Zidane en su última comparecencia el pasado martes antes del duelo de vuelta con los muniqueses. Zinedine Zidane no piensa lo mismo. En apariencia, está recuperado del edema en el tobillo que sufrió en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League ante el Bayern de Múnich. Gareth Bale quiere jugar el clásico. La otra opción es Asensio, que ya tuvo una gran actuación ante Bayern de Múnich jugando en la posición que ocupa el galés. En el caso de Bale no esté el domingo entre los once elegidos por Zidane, el hombre llamado a sustituirlo es Isco. La fragilidad del galés ha provocado que el técnico no quiera arriesgar con una de sus estrellas cuando otros, como Isco o Asensio, han demostrado ser capaces de sustituirlo con garantías. Otro de los que han vuelto al entrenamiento es Raphael Varane, que sufrió la rotura del bíceps femoral ante el Alavés. El malagueño ha aprovechado como nadie los pocos minutos de que ha dispuesto esta temporada, y es uno de los preferidos por la afición. Sin embargo, los médicos están con Zidane y ante el riesgo de recaída recomiendan prudencia. Las 16 lesiones que ha sufrido Bale desde que fichó por el Madrid son el gran argumento de la prudencia técnico francés